Baseball, MLB: Fallece Monte Irvin

856 views

Aym Sports, Beisbol, MLB, 12 de enero de 2016 El Salón de la Fama, Monte Irvin, quien fue jardinero estelar de los Gigantes de Nueva York en los años 50, ha fallecido a los 96 años de edad.

Irvin tenía 30 años de edad cuando se integró a los Gigantes en 1949, dos años después de que Jackie Robinson rompiera la barrera racial en Grandes Ligas. Irvin jugó siete de sus ocho temporadas con los Gigantes y un año con los Cachorros en 1956. Irvin también vio acción en las Ligas Negras, y la pelota invernal de México y Puerto Rico.

Irvin llegó a batear al menos .300 en tres ocasiones, estableciendo una marca personal de .329 en 1953. Terminó con un promedio de .293, 99 jonrones y 443 remolcadas, estadísticas que pudieron haber sido mejores si no hubiera sido por la segregación de jugadores.

MonteIrvin1

Monte Irvin dijo una vez de su demorado ingreso a las grandes ligas lo siguiente: “Esto debió ocurrir hace unos diez años. Ahora no soy ni la mitad del jugador que era entonces”. Quién sabe lo que hubiera ocurrido si hubiera ingresado en las mayores cuando tenía veinte años, cuando bateó.400 o más tres veces en la LN Negra y el Pittsburgh Courier lo seleccionó como el jardinero izquierdo de su equipo Afro-norteamericano Todos Estrellas de 1952.

En beisbolfama.com aparece que fue un jugador completo, Irvin bateó para promedios y con poder; atrapó todo lo que venía en su dirección, bien como torpedero o en los jardines y tenía un brazo asombroso. Aunque tuvo un tiempo breve en las Grandes Ligas, tuvo un promedio en su carrera de .293, bateó .300 o más en tres ocasiones y jugó con dos equipos campeones en cinco temporadas completas.

Monford Merrill Irvin nació en Columbia, Alabama, se desplazó a New Jersey, y ganó 16 notas en cuatro años en el Orange Hill School. Como atleta estatal de béisbol, baloncesto y fútbol, a Irvin le ofrecieron una beca de fútbol en Michigan, pero cuando pidió $100 para gastos para ir a Ann Arbor fue rechazado.

En lugar de ir a la Lincoln University, en Pennsylvania, donde a pesar de su interés en ortodoncia, estudiaba para convertirse en un maestro de Historia. Su entrenador, Carl Siebert, intentó interesar a los Yanquis y los Gigantes en él, pero en vano. En 1937, mientras todavía estaba estudiando, Irvin firmó con las Águilas de Newark de Abe y Effa Manley

Aunque la palabra sobre Irvin era: “Busca a alguien que se parezca a Josh Gibson en el plato”, no le ofrecieron bonificación. Abe Manley dijo: “Las bonificaciones solo echan a perder a los jugadores; si usted trabaja por un buen salario, usted se valora más”. Debido a que Irvin todavía no estaba graduado, jugó con un nombre falso, y solo en la ruta. Después de su segundo año de estudios dejó Lincoln para jugar a tiempo completo con las Águilas.

Al igual que otras estrellas Afro-norteamericanas, Irvin participó en la Liga Mexicana Jorge Pasquel. Una vez estaba al bate con dos outs y las bases llenas en la parte baja del noveno. Pasquel llamó al toletero a su oficina privada y le ofreció $200 si su equipo ganaba. Irvin regresó al cajón de bateo e hizo un negocio con el receptor rival Roy Campanella: “Tírame una rápida, y vamos a la mitad”. Campanella estuvo de acuerdo, pero traicionó a Irvin. En espera de la traición, Irvin cazó la curva y la sacó para un jonrón con las bases llenas.

Irvin se unió a las Águilas a tiempo completo en 1939, llegó al equipo All-League como novato y regresó con las Águilas después que sirvió en el Ejército. Sin embargo, Effa Manley batalló diciendo que Irvin estaba todavía bajo contrato con las Eagles y rechazó la oferta de los Dodgers de $2,500. Un año después le ofreció a Irvin a Bill Veeck por $1,000 en un paquete con Larry Doby, pero Veeck rechazó la oferta. Finalmente, los gigantes firmaron a Irvin en 1949 por recomendación del ejecutivo Chub Feeney, quien había ido a la misma escuela secundaria que Irvin.

El alto y esbelto bateador de 6′ 1″ y 195 libras tuvo un tiempo difícil ajustándose al pitcheo de las grandes ligas y no logró su paso hasta junio de 1951. Acreditó la mejoría en su adaptación a la técnica de Ralph Kiner de conectar los lanzamientos altos y afuera bien por la banda derecha o por la izquierda, en dependencia de la situación. Ese año Irvin bateó .312, la botó 24 veces y encabezó la liga en impulsadas con 121.

Con Irvin y Bobby Thomson aportando el poder, los gigantes ganaron 54 juegos de los últimos 66 para llevarse el galardón. Privado de las luminarias de las grandes ligas en su mejor época, Irvin sacó el mayor provecho, sin embargo, de su primer juego de Serie Mundial al batear de 5 – 4 con un robo de home en la primera entrada. Lideró a ambos equipos en la serie, robó las últimas dos bases de los Gigantes, y conectó .458 por una causa perdida.

El 2 de abril de 1952, Irvin se fracturó una pierna en un deslizamiento en un juego de entrenamiento de primavera. Aunque regresó para batear 21 cuadrangulares en 1953 y 19 en 1954, sus mejores días ya habían quedado atrás. Después de terminar su carrera con los Cachorros, trabajó en la oficina del comisionado durante muchos años. Fue elegido al Salón de la Fama en 1973.

Redacción AyM Sports

No te pierdas lo mejor del beisbol por internetv.tv y ligadelpacifico.tv

ACCESO-GRATUITO

 

 

No te pierdas lo mejor del deporte nacional ¡en vivo! por internetv.tv

Comments

Comments

Biografía del Autor

David Gonzalez

Sin descripción